Noticias

Innovación sostenible: De las ideas a los hechos

FEMSA

Por: Ciro Feregrino Montes

Trabajador de PTM

Cuando inicié mi carrera profesional dentro de PTM nunca imaginé que, además de grandes aprendizajes y retos, los próximos 6 años de mi vida estarían llenos de satisfacciones al poder contribuir con mi trabajo y conocimientos a la generación de un cambio positivo en el mundo. Un mundo que nos exige agilidad y visión a largo plazo, estar a la vanguardia en avances tecnológicos, reinventar y actualizar procesos, analizar tendencias y responder a ellas. Un mundo que está cambiando constantemente y que nos obliga a hacerlo junto con él.

 

Mi labor en el área de investigación y desarrollo me ha hecho cada vez más consciente de la importancia del vínculo entre sostenibilidad e innovación. PTM, al ser una empresa FEMSA, tiene esta misión en su ADN.

 

Nuestro proyecto más reciente, una caja plástica hecha 100% de material recuperado desarrollada en alianza con Coca-Cola FEMSA, es un claro ejemplo de ello. El proceso, desde la planeación hasta la implementación, nos llevó a replantearnos la manera en la que habíamos estado haciendo las cosas y, sobre todo, a prepararnos mejor para lo que nos demanda el futuro.

 

Y es que hoy en día el concepto de innovación no consiste sólo en generar ideas, sino basarlas en conocimiento y en metodologías establecidas. En PTM hemos aprendido que sólo apegando la innovación y el desarrollo tecnológico al método científico es como estas ideas comienzan a transformarse en una realidad.

 

Sabemos también lo necesario que es contar con equipos multidisciplinarios, conformados por gente especializada en temas diversos. Por más experto que alguien sea en una materia, si sólo considera su propia visión podría estar dejando de lado muchas otras cosas que están en la periferia. En estos equipos no hay lugar para el ego; se requiere de humildad y apertura de todos los involucrados para generar un ambiente propicio para el intercambio de ideas, propuestas y puntos de vista.

 

Por otro lado, creemos firmemente en el desarrollo de nuestro talento humano; en brindarle a los colaboradores las herramientas necesarias para la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías, así como la oportunidad de seguirse preparando con cursos y posgrados. Estamos convencidos de que sólo personas preparadas, que combinen el conocimiento con la práctica dentro de la empresa, pueden aportar soluciones reales y rentables.

 

Y sobre todo, estamos conscientes de la importancia de tomar riesgos. Cuando surge una idea, como lo fue en su momento la de la caja plástica de 100% material recuperado, se tomó la decisión de asumir el riesgo que representaba el intentar algo que nunca se había hecho antes; algo que incluso contradecía algunas de las teorías o ideas preconcebidas en el tema del manejo de los plásticos. Requería también una fuerte inversión en equipo, investigación y desarrollo. Sin embargo, estábamos convencidos de que la única manera de lograr grandes cosas es haciendo grandes apuestas.

 

Una de las interrogantes más comunes en la industria y que detiene a muchas empresas a tomar este tipo riesgos es: ¿Se puede ser sostenible y a la vez rentable? Definitivamente no es una tarea fácil y tampoco ofrece resultados inmediatos, pero lo cierto es que no sólo es posible… es imprescindible.

 

Uno de los primeros conceptos a tomar en cuenta para avanzar por este camino es el de Economía Circular. Aprovechar los recursos al máximo, generando la menor cantidad de desechos y reincorporando adecuadamente los que se originen, suena muy atractivo, pero ¿cómo implementarlo? Para pasar de la teoría a la práctica, en PTM nos ha funcionado pensar en Economía Circular desde el diseño del producto, analizando todos los aspectos de su ciclo de vida y buscando la manera de mejorarlos para facilitar su reincorporación.

 

También creemos en la importancia del Upcycling, concepto que, combinado con el conocimiento técnico y la investigación, nos ha inspirado a tomar materiales que se consideran como desechos y mejorar sus propiedades para convertirlos productos de mayor valor agregado que el que tenían en su vida pasada.

 

Y sin duda algo elemental en la búsqueda de rentabilidad de proyectos sostenibles, es el monitoreo constante de los avances tecnológicos. La ciencia avanza tan rápido, que quizá ideas que en este momento no son económicamente viables, en un par de años vean surgir una nueva tecnología que las haga posibles.

 

Es momento de aterrizar la ciencia; dejar de verla como un concepto abstracto y teórico para transformarla en un elemento práctico y aplicable que nos ayude a encontrar soluciones que sean rentables para los negocios y satisfactorias para todos los que colaboramos en ellos, convirtiendo el conocimiento en valor económico y social.

 

Ciro Feregrino, Responsable de Investigación y Desarrollo de PTM

En lo personal, me llena de orgullo haber participado desde PTM en el desarrollo de una caja plástica hecha 100% con material recuperado y que cumple con todas las especificaciones mecánicas, de apariencia y concentración máxima de metales pesados que tiene la caja convencional, hecha con materia prima virgen. Durante octubre le surtimos 280 mil de estas cajas a Coca-Cola FEMSA; con tan sólo este lote se estima que se generará un ahorro de 4,183 toneladas de CO2, equivalente a 3,347 hectáreas de bosque. Y esto es sólo una muestra de nuestro compromiso con el medio ambiente. Actualmente somos una de las empresas de reciclaje de plástico más grandes de México, recuperando y reciclando más de 25 mil toneladas de plástico anualmente.

 

Con proyectos como este reafirmamos que estamos en el camino correcto, y que cuando existe el talento, la creatividad, la pasión por aprender, la curiosidad, la responsabilidad con la sociedad y la apertura ante nuevos retos no existen los imposibles, sólo grandes ideas por hacer realidad.

 

Para conocer más sobre los proyectos de PTM ingresa a: https://ptm.mx/